lunes, 1 de diciembre de 2008

Libro de esta semana: CUENTOS DE LA MONTAÑA de Miguel TORGA


Buenos días a todos:

Esta semana entregamos el libro CUENTOS DE LA MONTAÑA del buen y olvidado escritor portugués Miguel TORGA. Con él regresamos al género de cuentos.

La descripción que nos hace la contracubierta:

Narraciones de seres sencillos como son los campesinos portugueses de la serranía. Gente que vive y muere sin un grito, sin grandes gestos, amando y odiando esa tierra difícil en la que un destino inmisericorde los hizo nacer.

Retrata un mundo que ahora nos parece perdido para siempre: un mundo de rocas, de vientos, de nieves, de tempestades, de pasiones que acaban acatando el yugo de la fatalidad.

Creo que será una lectura para disfrute de todos.

Como siempre, en esta entrada podéis publicar comentarios acerca de lo que os va pareciendo el libro y, para aquellos que no pudieran asistir a la sesión del próximo 15 de diciembre, la valoración final de la lectura.

SALUDOS A TODOS.

3 comentarios:

anatema dijo...

Os ofrezco un poema de Torga que he encontrado, por suerte.

"Hace mucho tiempo
que no escribo un poema de amor.
Y es lo que siempre he sabido
hacer con más delicadeza...
Nuestra naturaleza
lusitana
tiene esa humana
gracia
hechicera
de volver de cristalla más sentimental
y vulgar
borrachera.
Pero quizás porque voy envejeciendo
y nadie me quiera ya enamorado,
o porque la antigua pasión
mantiene mi corazón
callado
en un íntimo pudor,
el caso es que hace mucho tiempo
que no escribo un poema de amor.

anatema dijo...

De Miguel Torga sólo conocía sus poemas a través de blogs portugueses. Es un poeta muy presente en el pueblo portugués,al que citan con frecuncia. Ya sabéís, -se dice- que en cada lusitano hay un poeta.

Ahora descubro sus cuentos y, francamente, me están gustando mucho. Es un narrador minucioso y descriptivo que derrocha una prosa exuberante con una gran riqueza de vocabulario.

Raquel Ibáñez dijo...

Siento no haber podido ir al Club est semana. Estos cuentos me han recordado las cosas que siempre me han contado mis padres de su pueblo (en la sierra de la Demanda), entre los personajes he echado en falta al maestro. No estamos lejos los portugueses y los españoles; quizá haya que pensarse lo que propuso Saramago de la unión de la Península.